domingo, 17 de agosto de 2008

¡¡Cómprate una cometa!!



Dialogo entre dos:

- ¿Te gusta cómo estás llevando tu vida?

- Realmente, no.

- Pues cámbiala.

- Eso es fácil decirlo.

- Y fácil hacerlo.

- Tú siempre lo ves todo muy fácil pero hay cosas que ofrecen mucha dificultad, no son tan fáciles como piensas.

- Sí, ya lo sé, las más importantes de una vida son las más difíciles, así se distingue cuáles son las más importantes.

- ¿Y cómo se consiguen fuerzas para cambiarlas?

- Preguntándote ¿qué deseas cambiar?

- Yo solo quiero ser feliz y no lo consigo, no encuentro un referente, un modelo de vida.

- Ah, entonces ¡cómprate una cometa!!.

- ¿Qué??? ¿qué me compre una cometa? pero ¿te has vuelto loco?

- No, no me he vuelto loco si quieres un modelo a seguir cómprate una cometa.

- ¿Y para qué quiero yo una cometa?.

- Verás, es sencillo, cuando la tengas vete al campo corre a favor del viento hasta que vuele, así entenderás que has de esforzarte para conseguir algo, que has de utilizar las ventajas que te ofrece la vida (tu trabajo, tu personalidad, tus virtudes, tus fortalezas) para impulsar tus ilusiones.

Cuando tu cometa ya esté volando atiende las ráfagas de viento y aprovéchalas para que prosiga volando, así entenderás que una vez has conseguido alzar el vuelo para mantenerte solo has de estar atento a a las ocasiones que te brinda la vida, un reencuentro, una mirada, una mano tendida, una sonrisa a tiempo, una casualidad, una palabra precisa, un música especial, un simple ánimo te ayudarán a valorar las oportunidades.

Cuando el viento cese observa como la cometa cae precipitadamente hasta el suelo, con velocidad, sin previo aviso, nadie puede detener su caída, pues no es momento de ello, así entenderás que es inevitable caer a veces, es inevitable no mantenerse arriba, pues hasta la propia naturaleza, que es tan sabia, hace descansar al viento.

Mientras estés caído recuerda que siempre habrá una mano que se tenderá hacia ti con ilusión y cuyo único objetivo es que vuelvas a volar para poder seguir sonriendo viendo como te elevas de nuevo. ¿acaso nunca has visto como un niño tras la caida de una cometa corre hacia ella con la intención de volver a intentarlo? No ve en esa caida una derrota sino un nuevo desafío.

¡Cómprate una cometa, deja de decir que no puedes y suelta tu vida!!!

¿aún no lo entiendes? no es a favor sino en contra del viento cuando una cometa realmente vuela muy alto.


***************************************

12 comentarios:

CarmenRosa dijo...

Hola mi querida Cris. Muy bello escrito, Comprate un Cometa. Una gran realidad, porque así es la vida. Gracias amiga por tus comentarios tan bonitos, palabras tan sabias que me hacen sentir muy bien. Besitos mil y un fuerte abrazo.

Don Quijote dijo...

Olé Cris:
Quiero confesarte que ayer me encontré una cometa. Como verás algunas personas no necesitamos invertir en la libertad.Somos libres hasta el la prisión más lóbrega.
Te sigo leyendo. En breve a través de mi emisora Onda Majadahonda editaré unos poemas y publicaré algo de música y procuraré que sea, al menos, como la que insertas en tus posts.
Lee el post Conticinio que tú lo puede oír mejor desde nuestras montañas cántabras.

Ñoco Le Bolo dijo...

Hermosa metáfora.
¿y si fuéramos cometas?
¿quién maneja los hilos?

En un tiempo, con cañas de escoba y plástico, hacía cometas llenas de trapos colgantes que pugnaban cotra el viento. Volaban y me sentía el rey del cielo.

RAMMSES dijo...

La ilusión de hacer volar una cometa, las hacia de caña y plásticos de colores, lo más liviana posible para que se pueda elevar. No olvidar eso.
Allá se va siempre contra el viento, puliendo caracteres, haciendo sueños, en libertad. La vida.
Un abrazo y beso.

Cris dijo...

Hola Carmen, Manuel, Ñoco, Rammses! pues yo de pequeña juntaba tiras de colores, les ataba un saquito lleno de arena o tierra o lo que pillase, je y le ponía una cuerda, se llamaba carioca y me encantaba ver cómo se movían las tiras de colores en el aire. Era un desastre, nunca logré hacer volar una cometa, cuestión del viento, je, pero lancé muchas cariocas para ver como volaban... un ratín :-)

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios!!

rc dijo...

¡Cris!, te presto la mía si te hace falta: http://rafacasuso.wordpress.com/2008/07/18/la-cometa/

Bonito.Un beso

Anónimo dijo...

¡Voy corriendo a comprarme un cometa! Qué bello cuento. Felicitaciones y un millón de gracias por poder leer joyas así. Enhorabuena.

Cris dijo...

gracias Rafa!! ya la he pillado y he intando que vuele un rato, ejem, si ves que una varilla está un poco pocha... no he sido yo!, ha sido el viento, vale? :-)

gracia anónimo por llamar joya a un cuento mío, je, al leerte me has traspasado tu ilusión, muchas gracias! saludetes

CarmenRosa dijo...

Hola mi querida Cris. Pasé por tu blog para saludarte y leer todo lo bello que tú escribes. Todo es muy interesante y educativo. Que sigas bien amiga y muchas bendiciones. Besos y abrazos. Carmen.

Cris dijo...

pues un saludo para ti, aunque llegue tarde siempre es un placer saludarte amiga!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.