miércoles, 8 de junio de 2011

Tu gran regalo

Hoy como día especial que es, quise hacerte un regalo.

Primeramente pensé, es una persona muy grande debe ser un gran regalo. Pero al ponerme a sacar ideas me asaltó una gran pregunta: ¿qué es un gran regalo para alguien a quién no le gustan las cosas muy grandes?

Entonces pensé que sería más apropiado un gran escrito. Pero apenas empezé a redactarlo me detuve y me dije: ¿qué se puede escribir realmente que, al leerlo, resulte grande?

Creí entonces que si creaba una gran frase, una frase extraordinaria, especial, intensa, directa al corazón, eso sí que sería un gran regalo muy apropiado para una persona grande. Pensé y pensé, hay por ahí frases tan bonitas, cualquiera que yo dijera o pensara no iba a ser tan grande...

Desesperada e indecisa decidí aplazarlo y me fui a comer.

Por el camino vi a un pobre pidiendo muy humildemente y pensé: qué suerte tengo en mi vida, yo no tengo que ponerme de rodillas si necesito algo. Unos pasos más adelante una persona trató de que me apuntara a un grupo solidario: qué suerte tengo en mi vida, volví a pensar, nadie tiene que pedir por mi en una calle. Entré en unos grandes almacenes para comer algo y vi a dos personas que parecían perdidas, eran extranjeras y querían ir a la sexta planta, se lo indiqué en su idioma, me lo agradecieron, al marchar pensé: qué suerte tengo de que me hayan enseñado cómo comunicarme. Mientras comía me fijé en una camarera, con su sonrisa iba y venía atravesando un largo mostrador, atendiendo, poniendo y recogiendo platos, ¡no paraba!, en toda la hora que estuve yo allí, ni un minuto tuvo de descanso. Qué cansado debe ser pensé, ¡qué suerte tengo!, mi trabajo es mucho más descansado y cómodo.

Ya delante del café saqué una pequeña libretita y comencé a escribir mis pensamientos sobre todo esto.

Entonces recordé, siempre me dices que para ti el regalo más grande que yo pudiera hacerte es uno de mis escritos.

Así que recogí todas las letras decidida a ponerlas en mi blog a modo de regalo, y a punto estaba de subirlo cuando dudé:

¿entenderá realmente cuál es ese regalo grande que quiero hacerle?

Convencida de que las palabras confunden mucho y se instalan en parcelas del pensamiento que a veces no son hacia las que van dirigidas pensé: mira, mejor me dejo de profundidades en letras y le hago un regalo pequeñito y práctico que también le gustará.

Pero...

¡¡no sé qué paso!!, no sé si calcule mal el tamaño o el peso, solo eran 39 MB pero parece ser ¡¡que no caben!!

Así que ya me he dado por vencida, te dejo este escrito, una foto de mi regalo y decirte que un pequeño detalle te está esperando en casa.




Metidito en tu regalo: un PENDRIVE con forma de osito pinchado en un puerto USB, porque en esta vida, jamás lo dudes, las apariencias siempre engañan. :-)




!!Felicidades!! - 08/06/2011



2 comentarios:

Duende dijo...

¡Gracias! Y lo que tiene dentro es tan bueno o más que lo que se ve.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Felicidades.

· copitos de nieve cálida

CR & LMA
________________________________
·