miércoles, 27 de mayo de 2009

Don´t disturb!


3 comentarios:

Cris dijo...

Hace poquitos días he tenido una simpática conversación con un amigo mío al que le encanta la playa, el Sol, el Mar y estar como digo yo todo el tiempo que se pueda, "vuelta y vuelta", jaja, tostándose al sol. Bien, él es una persona guapa guapa de verdad, por dentro y por fuera, yo le digo que siempre que hace Sol pienso en él, es la verdad, casi todos los días hago un pacto con el cielo para que envíe algo de Sol y así pueda ir a la playa un ratito. He de estar muy muy tristona para que eso no se cumpla. El domingo fue un día muy triste y se notó, no lo pude evitar, estuvo todo muy lleno de lluvia, pero solo fue un día, a veces esos días son necesarios para que luego luzca el Sol con más energía.

Así que el lunes ya comencé de nuevo a poner mi entusiasmo para que llegara de nuevo el Sol. He hecho este post para él. Nos tenemos tanta confianza y cariño que si le digo que venga a verlo simplemente se echará a reir y dirá: joooo, cómo eres, yo quiero una islita así!!, oye y... hazme sitio en la sillita que tienes el culo muuu gordo!! jajaja.

Esa es la gente que quiero en mi vida, a mi lado, como estupendos amigos sanotes y sinceros, personas sin doblez, sin mirar de lado, sin nada que esconder. Quien viendo esto piense algo diferente a lo que acabo de contar, ni está en mi vida ni jamás me conoció lo suficiente como para entender cualquiera de mis palabras.

También a esas personas les dedico el post porque algunas veces es necesario que alguien se baje un poquito del pedestal en el que está y recoja del suelo un poquillo de humildad que se le cayó de los bolsillos al subirse tan arriba.

Que tengais todos un muy buen día!! y ya sabéis, calidez, positividad y buena gente a vuestro alrededor y os comeréis el mundo con certezas!! o sino, cuando menos, unas risas fijo que echáis viendo la imagen, jaja que son supervitaminantes y mineralizantes!! :-)

CarmenRosa dijo...

Hola amiga. Muy interesante el perro en la playa. Yo lo veo como alguien que quiso salir huyendo de los problemas y el estrés de cada día, y se fue a un sitio solitario (en este caso la playa) para descansar y olvidarse del mundo y lo que lo rodea. Quiere paz y tranquilidad, y que mejor que ese espacio solitario; duerme como oso, un descanso ángelical, sin que nadie lo moleste. ¡Como quisiera yo poder hacer lo mismo, y olvidarme aunque sea por un día de todo lo que me rodea y me pone triste! Te felicito, al igual al amigo tuyo que adora solearse en la playa. Un abrazo.

Cris dijo...

sí, je, a veces quién pudiera verdad? escapar y relajarse en cualquier lugar lejos de ruidos y tristezas y problemas. La imagen es una composición de esas que me gusta hacer a mi, je pero lo simpaticón es el perrin que da una envidiaaaa, jajaja, besitos amiga!