martes, 23 de febrero de 2010

Brilla el Sol

Anoche, ya muy de noche, mordisqueé con timidez el cielo y me comí su luna de chocolate blanco. Luego bordé con hilos de seda de sueños un inmenso lazo con millones de estrellas que soltaban su purpurina dorada liándose en mi pelo y deslizándose atrevidamente hasta mi espalda. De la aúrea corona trenzada sobre mi rostro partieron miles de destellos desplegados en un manto de pensamientos luminosos que cerró mis ojos, cubrió mi cuerpo y acunó mi alma.

La música me descubrió desperezándome perezosamente en mi cama.

Entonces, mis adormecidas manos, tirando del vestido negro de la noche rasgaron la tela oscura de la inconsciencia y la noche quedó desnuda mostrando en bellezas su delicada y blanquecina piel de alborada. Entre los azules de una sonrisa... brilló el Sol.

Abrí los ojos, desperté, en mi ciudad despuntaba un bello día.

Sonreí de nuevo. En otro cielo compartido la vida comenzaba también en nuevos colores...

7 comentarios:

Adonai dijo...

¡Qué bonito, Cris!, me he sentido como un niño al que cuentan un precioso cuento.
Tienes un lindo interior donde nacen historias tan bellas como esta y tan necesarias en un momento y mundo como este.
Un fuerte y crepuscular abrazo, en estas horas un poco tardías, y mis deseos de que todas tus noches y días sean así de bonitos...

Cris dijo...

voy a confesarte algo Adonai, cuando me escribiste esto lei tu comentario casi al mismo tiempo que lo escribías, me hizo ilusión pensar que mientras tú escribías yo estaba sonriendo, y nada dije, solo disfruté de ese momento "compartido", muchas gracias por todos tus detalles de afecto y todos esos deseos tuyos hacia mi van para ti de igual manera! :-) un abrazote!

Adonai dijo...

¡Qué regalo!, me siento agradecido de ser parte de esta magia... Sutileza, sensibilidad, belleza... son palabras que me evocan ese momento que relatas. Gracias...

Olga i Carles dijo...

Gran sensibilidad para contar y expresar tu bello jardín interior.
Cuando la INOCÉNCIA, cubre tu ESPIRITU, todo se ve con la llama del FUEGO en el que andan tus pies,


Un abrazo.

Ñoco Le Bolo dijo...


Es esperanzador que tras cada noche haya un sol cálido esperándonos. No obstante, la noche es bella. Sien ella, el sol sería nada.

copitos cálidos

CR ____________________________________
LMA

Aseret dijo...

Preciosa historia Cris! Me gusta como te desenvuelves en la narración, las imágenes que empleas y las sensaciones que dejan.
Me he sentido acunada por tus palabras.
Besotes. :D

Yahaira Valverde dijo...

Deberias escribir un libro con todas tus historias. Creo que te leeria mucha gente, aunque no sé si lo has hecho.

Sería estupendo. Un beso querida Cris que tu vida este inundado de mucha luz y mucho amor.