viernes, 5 de enero de 2007

Aprendiendo a decir No

NO:

No es No y hay una sola manera de decirlo. No. Sin admiración, sin interrogantes, ni puntos suspensivos.

No, se dice de una sola manera. Es corto rápido, monocorde, sobrio y escueto.

No, se dice una sola vez. Con la misma entonación.



Un No que necesita de una larga caminata o una reflexión en el jardín no es No.

Un No que necesita de explicaciones justificadoras, no es No.

No, tiene brevedad.

No, no deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas, ni puede dejar de ser.

No, aunque el otro y el mundo se pongan patas arriba.

No, es el último acto de dignidad.

No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.

No, no se dice por carta, ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos, ni con pena, aún menos con satisfacción.

No, es No.

Cuándo el No es No, se mirará a los ojos y el No se descolgará naturalmente de los labios. La voz del No, no es trémula, vacilante, ni agresiva, no deja lugar a dudas.

Ese No, no es una negación del pasado, es una corrección al futuro.

Y sólo quién sabe decir No, puede decir Sí.
(Anónimo)

3 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Cuando uno saber decir NO ya está aprendiendo a decir SI.
Es muy difícil el aprendizaje del NO pasada la edad del NO. LOs adultos nos hacemos cobardes hasta sabe decir un NO cuando hay que decir NO.

Cris dijo...

es cierto Ñoco! cuesta decir No y a veces las personas se aprovechan un poquito de lo que nos cuesta soltar esa palabra, deberíamos aprender a dejarla libre más a menudo :-)

Duende dijo...

Supongo que esto lo has metido en tus escritos positivos porque para algunas mujeres "no es no, pero sí" :-)

http://www.musica.com/letras.asp?letra=803471

<< El arte de decir que no de forma natural ... La ciencia del perfecto adiós tajante y sin dudar, sin sentirme mal >>

Besos, duende